LA MINERIA A CIELO ABIERTO EN LOS "LUGARES DE IMPORTANCIA COMUNITARIA" DE LACIANA, CERREDO Y DEGAÑA
 
Feixolín VillablinoFonfría VillablinoNueva Julia BabiaCerredo Degaña
La explotación - devastación del territorio Red Europea Natura 2000 LIC- Reserva Mundial de la Biosfera de los valles leoneses de Laciana y Babia Alta progresa de forma sistemática, desde los recientes años 90, en contra de las advertencias, dictámenes motivados y demandas de la Comisión Europea y a pesar de las repetidas sentencias de los tribunales de justicia españoles. El siguiente mapa muestra las áreas arrasadas o en trance de ser devastadas. Sobre una franja del orden de 30 kilómetros de longitud y unos 3 km. de anchura, todos los montes, por encima de la cota 1.300, son descarnados, triturados mediante voladuras y reconvertidos en escombreras.

El yacimiento aflora al norte de la falla que coincide con los cauces del río de La Magdalena (desde El Villar de Santiago a Rioscuro) y el de Caboalles (desde la Collada de Cerredo a Villablino). La parte del yacimiento cuya explotación es rentable, se encuentra por encima de los 1.300 metros de altitud. Por esta causa, todas las montañas son desmochadas sistemáticamente y, una vez extraído el carbón, se convierten en vertederos. Lo que originalmente eran terrenos con estratos consolidados durante millones de años y con depósitos y corrientes de agua bien definidas que discurrían por cauces bien lavados, ahora son colosales basureros donde, además de la roca triturada, permanecen toneladas de materiales extraños y tóxicos generados durante los procesos de explotación. Todos los almacenamientos subterráneos y manantiales que había en el territorio arrasado, desaparecen. En adelante, las aguas de lluvia o deshielo causan profundas cicatrices en superficie y penetran en la masa informe y contaminada para surgir próximas a los pueblos y terminar en los ríos.  

Ni siquiera es efectivo el maquillaje con que se pretende ocultar a la vista el daño causado, ya que las explotaciones ocurren a gran altura, entre valle y valle, y los gigantescos e inestables vertederos tienen una gran pendiente. A medida que pasan los años (como ya ocurre en la vieja explotación de Leitariegos y en infinidad de escombreras), el vigor del matorral de piornos y urces colabora a maquillar la superficie de modo que el observador más ciego (que es aquel que no quiere ver), desde la lejanía y en primavera puede apreciar lo que le conviene.

Las dos imágenes superiores dan idea del tamaño y proporciones de una explotación. La fotografía aérea de la izquierda (fuente SIGPAC) corresponde a la mina FEIXOLÍN. La flecha y el círculo rojos indican el sentido de la toma y el lugar donde fue hecha la fotografía de la derecha (en junio de 2009).

La imagen aérea (Google Earth) muestra el pueblo de Orallo acogotado por las explotaciones del FEIXOLÍN (mina ilegal con varias sentencias condenatorias y órdenes de paralización) y FONFRÍA.  (A la derecha del FEIXOLÍN, la braña de San Miguel de Laciana).

Desaparecidos para siempre los reservorios subterráneos y antiguos manantiales, el agua de lluvia lava ahora el escombro y reaparece en la base de los vertederos. Las escombreras de estas fotografías corresponden a una explotación hecha hace veinte años.