¿POR QUÉ "FILÓN VERDE"?

FILÓN VERDE se constituyó, en febrero de 2004, tras la generalización de la minería a cielo abierto en las Reservas de la Biosfera y Lugares de Interés Comunitario (Red Europea NATURA 2000) de Laciana y la Babia Alta. Desde finales del pasado siglo, este territorio leonés y su vecino por el oeste (cabeceras de los ríos Narcea e Ibias, en el Principado de Asturias), está siendo devastado por la minería de carbón a cielo abierto.

FILÓN VERDE defiende el capital natural y la excepcional calidad biológica y biodiversidad en este área porque es fuente de salud, cultura y actividad económica realmente sostenible. 

La parte leonesa abarca todos los valles de cabecera del Sil. Una vez definida la red fluvial a finales del terciario, las cabeceras de este río retrocedieron debido al gran desnivel entre las cumbres de la cordillera y la fosa tectónica de la cercana comarca del Bierzo. La tarea erosiva del Sil dio lugar a la captura de las aguas que inicialmente, desde los neveros de la Babia Alta, fluían hacia el río Duero por la meseta. Fruto de todo ello es el abrupto relieve de Laciana, territorio formado a su vez por una docena de valles tributarios del principal, con su cota máxima en los 2.188 m. (Pico Cornón) y mínima en los 920 m. de Villablino.

El perfil por la vertiente asturiana es el mismo. Y en ambos casos la minería a cielo abierto se lleva a efecto en los altos que separan valle y valle, entre las cotas de los 1.400 y 1.700 metros, tal como se aprecia en la fotografía inferior. Todas son áreas de excepcional valor paisajístico y biológico, así reconocidas por la UNIÓN EUROPEA, el Comité MAB de UNESCO y las Administraciones Regionales. Sin embargo, las montañas se convierten de este modo en eriales, en colosales vertederos de escombros dispuestos por encima de las poblaciones, con todo lo que ello supone.

A partir de 1986, la minería subterránea desarrollada entre 1920 y 1990 fue sustituida por las explotaciones a cielo abierto a gran escala, a ritmo frenético y a la brava, expresión utilizada por Victorino Alonso, cabeza visible de la operación. Esta técnica, que apenas requiere mano de obra, está causando la destrucción del capital natural y del patrimonio histórico y segando de raíz las posibilidades de actividad económica verdaderamente sostenible. Por todo ello, FILÓN VERDE se constituyó con estos objetivos:

  • Informarse e informar, de manera directa o a través de la consulta a las administraciones, universidades, profesionales diversos y medios de comunicación, sobre la entidad y trascendencia de las agresiones que sufre el capital natural y, en particular, las causadas por la minería a cielo abierto. 

El tinglado empresarial, con sus poderosos apoyos político-mediáticos, provoca una densa humareda de confusión en torno a las razones por las que el yacimiento accesible está siendo esquilmado con suma urgencia, en torno al próximo final de tan lucrativa como devastadora actividad, en torno a la ilegalidad con que se ejecutan las explotaciones, en torno a los efectos irreversibles sobre paisaje, aguas, calidad biológica, biodiversidad y acervo histórico-cultural, en torno a las razones de la rápida despoblación del área y acerca de la pérdida de alternativas de actividad económica futura basadas en el capital natural.

  • Hacer un seguimiento continuo de la actividad y denunciar los desmanes y presuntas ilegalidades ante las administraciones públicas -gobiernos locales, provinciales, autonómicos, estatales y europeos- y a través de los tribunales de justicia.

La Plataforma FILÓN VERDE, como tal, evita promover y organizar manifestaciones, ocupaciones, marchas, encierros y demás expresiones multitudinarias de protesta, si bien cualquiera de sus asociados, a título particular, usa su libertad para tomar parte en aquellas que otros promuevan.